Organizar un evento en casa, sea con la motivación que sea, es mucho trabajo y una gran responsabilidad. Hay que cuidar las grandes cosas, pero también los pequeños detalles para marcar la diferencia. Tanto si es para que tus invitados vean tu nueva casa, como para darles una increíble noticia, para reencontrarte con antiguos amigo o por el placer de la compañía de aquellos que te importan, quieres que todo sea perfecto.